Los funerales mormones son un tiempo para que la familia y los amigos se reúnan para compartir su tristeza por la separación temporal de un ser querido, así como para celebrar la vida y el futuro de la persona que ha muerto.

reunion iglesia mormonaLos mormones creen que la vida es un proceso de tres etapas, y que la primera empezó antes de nacer, la segunda durante nuestra vida mortal, y la etapa final nuestra vida eterna. Para la mayoría de la gente, la eternidad será disfrutada en el Cielo. Los mormones saben que el Cielo es un lugar maravilloso. Aunque no todo el mundo va a vivir con Dios (porque la Biblia contiene las normas para volver a casa a Dios), Dios ha preparado un hogar maravilloso para todos, excepto los más malvados. Los mormones no creen que sólo los mormones vayan al cielo, no lo hacen, en realidad creen que sólo los cristianos van al cielo. Uno, sin embargo, tiene que aceptar a Jesús como su Salvador y aceptar vivir los principios que Él enseñó con el fin de vivir en la presencia de Dios. A los que mueren sin tener la oportunidad de hacerlo se les enseñará el evangelio después de la muerte y se les permitirá hacer su elección entonces. Los que mueren demasiado jóvenes para hacer una elección, los niños menores de ocho años, regresan a casa con Dios directamente, sin necesidad de bautismo. La expiación de Jesucristo los cubre. La expiación también permite a todos ser resucitados, vivir para siempre, y arrepentirse. Esto hace posible la salvación.

Esto significa que un funeral es un motivo de celebración para casi todo todos y es considerado como una fiesta de graduación y despedida. Por supuesto, se realiza en la capilla, por lo que es reverente y respetuoso. Sin embargo, aunque puedan ver un montón de lágrimas, no verán histeria, ira o dolor incontrolable.

Cuando alguien muere, es enterrado de blanco. Si tenía una recomendación para el templo (permiso para entrar en un templo mormón como resultado de la dignidad personal) es enterrado con la ropa blanca que llevaba en el templo, que incluye un vestido blanco para las mujeres y una camisa blanca, pantalón blanco y corbata blanca para hombres.

Tras la visita, la familia ora unida, y se cierra el ataúd. Cuando el ataúd es llevado a la capilla mormona (no al templo mormón), los invitados ya están sentados. El ataúd se muestra en la parte delantera de la capilla, por lo general al lado de la puerta situada en la parte frontal de la capilla. La familia entra y se sienta en las primeras filas.

Los visitantes podrán observar que la mayoría de las personas no están vestidas con ropa negra. Visten ropa de iglesia si tienen, vestidos o faldas para las mujeres, y trajes sport para hombres, y lo más bonito que tienen, si no cuentan con esos elementos. Toda la ropa de negro no es necesaria porque los mormones saben que la muerte es sólo una transición, no el final de la existencia o incluso el final de la familia. Los mormones creen que uno se lleva sus relaciones consigo. Los matrimonios mormones que tienen lugar en los templos mormones son para siempre, no sólo por esta vida y sus hijos también son suyos para siempre. Esto significa que aunque los mormones extrañarán a la persona terriblemente, la despedida no es para siempre y no significa el final de un matrimonio o una familia feliz. ¿Quién querría vivir para siempre sin su familia?

El funeral comienza con un himno y una oración de apertura. Un poseedor del sacerdocio dirige la reunión, a menudo el obispo, quien es un pastor laico. Con frecuencia habrá un número musical también, ya que la mayoría de las congregaciones tienen muchos cantantes talentosos.

En lugar de un solo sermón, hay generalmente varios discursantes en un funeral mormón. Alguien recordará, o explicará si algunos invitados no son mormones, las creencias mormonas sobre la vida después de la muerte. Dado que los mormones creen que la vida después de la muerte es casi siempre maravillosa, este es un discurso tranquilizador y optimista acerca de las reuniones familiares y la alegría eterna.

Después de esto, la atención se centra en la persona que murió. En un reciente funeral al que asistí, un amigo de la familia desde hace mucho tiempo compartió para los hijos adultos jóvenes de la mujer que había muerto la historia de cómo los padres se conocieron y los milagros, oraciones y deseos que llevaron a los nacimientos de sus hijos. Les recordó lo mucho que los había deseado. Otro discursante, un hermano del difunto, dio los elogios. A lo largo de los discursos, hubo risas en los momentos de humor de una vida vivida con alegría, sonrisas en los éxitos de la vida, e inspiración en el valor de alguien que se enfrentó muchas pruebas con valor y una sonrisa, y la nostalgia por la pérdida de la influencia diaria de esta persona en nuestras vidas. Sin embargo, también había alegría cuando imaginábamos su vida ahora, en la etapa final, y la anticipación en nuestras reuniones futuras con ella.

Para los mormones, los funerales son un momento triste porque nuestro amigo o miembro de la familia se ha alejado temporalmente, pero de alegría al saber que los desafíos de la vida están completos y la persona ahora conoce sólo la felicidad y la paz del Cielo. El siguiente video presenta al actual presidente de los mormones (antes de ser presidente) hablando sobre la muerte de un amigo de la infancia y lo que él compartió con la madre de su amigo acerca de la vida eterna hace muchos años. 

Derechos de autor © 2014 La Iglesia Mormona. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.