Día de reposo

El Día de Reposo

El Día de Reposo MormonaDios creó los cielos y la tierra y todo lo que en ellos hay en 6 días, y el séptimo lo apartó para descansar. El Señor mandó que se guardara de esta misma manera el Día de Reposo.

“Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó” (Éxodo 20: 8-11).

Como miembros de la Iglesia Mormona (o SUD) sabemos que tenemos seis días para hacer todo nuestro trabajo, aseo, diversión, compras etc. El domingo o día de reposo, es sagrado para nosotros porque es un mandamiento. Ese día es especial y lo empleamos yendo a la Iglesia para participar de la Santa Cena, recibir instrucción del Señor, orar, y aprender acerca del Evangelio de Jesucristo. Además de asistir a la Iglesia los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (o Mormones) visitamos a miembros necesitados, enfermos, o miembros que necesitan aliento. Se nos enseña que el día de reposo debe ser un día para la familia, para meditar, y para reafirmar el testimonio de nuestro Salvador, para así tener fuerza en la semana que viene para evitar las tentaciones. El Elder L. Tom Perry dijo acerca del día de reposo:

Ruego que en cada uno de nosotros
se inculque una mayor reverencia
por el día de reposo; que apreciemos
más plenamente la bendición especial
de tomar la Santa Cena y su importancia
en nuestra vida. Que siempre
le recordemos y guardemos los mandamientos
que Él nos ha dado para
cumplir el propósito de la vida y la esperanza
de las eternidades venideras.
(Al Tomar la Santa Cena, Conferencia General, Mayo 2006)

¿Por qué debemos guardar el Día de Reposo? Es el día del Señor y debemos usarlo para acercarnos más a Dios y alejarnos del mundo. “Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado” (Isaías, 58:13).

No sólo es importante evitar cosas como trabajar, jugar, o hacer cosas que nos alejen del Espíritu de Dios, pero debemos tener una buena disposición de obedecer con verdadera intención.

“Ofrecerás un sacrificio al Señor tu Dios en rectitud, sí, el de un corazón quebrantado y un espíritu contrito.

Y para que más íntegramente te conserves sin mancha del mundo, irás a la casa de oración y ofrecerás tus sacramentos en mi día santo”; (Doctrina y Convenios 59:8-9).

Regresar a Creencias de la Iglesia Mormona

Derechos de autor © 2016 La Iglesia Mormona. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.

Pin It on Pinterest

Share This